miércoles, 21 de agosto de 2013

EL PERIODISTA Y EL PERIODISMO CIUDADANO

Crónica

Enunciaremos estos interrogantes y luego usted amigo lector los podrá resolver:
¿En qué situación está el periodismo?
¿Cuáles son los problemas del periodismo?

Algún periodista en cualquier medio que se encuentre si habrá pensado en la profunda crisis  de noticias que sufren sus medios.
Ahora vemos que hasta el mismo ciudadano del común pretende ser periodista con solo hacer unas publicaciones en las redes sociales, pretendiendo querer figurar y ganar seguidores sin haberse preparado lo suficiente y desplazar a los verdaderos periodistas quienes investigan y no solo se quedan con el primer argumento para lograr una buena noticia o una buena crónica.

Todo el que pública en las redes sociales puede ser periodista puede ser solo un ciudadano del común  quien por alguna circunstancia se ha encontrado en un lugar donde ha sucedido una noticia, la graba con su celular o con su cámara y quiere solo publicarla en alguna de la redes sociales, dando origen a unas noticias que a algún periodista le pueda interesar y éste le haga seguimiento a las noticias.

Los periodistas no deben perder su comunicación con los lectores, se debe mantener unidos unos lazos de comunicación pues así él se vuelve importante pues a la vez es quien produce de una u otra manera las noticias y como receptor de las mismas siempre se hace importante ante cualquier medio que utilicemos.

A llegado el momento de reinventarse y de hacer cosas nuevas que al receptor le llamen la atención no la repetición de la misma noticia el receptor quiere algo nuevos retos hay que redescubrirse.

El ciudadano del común quiere desplazar al periodista de escritorio ya que él no sale de su escritorio y publica lo que él prefiera cambiando la comunicación que era unidireccional entre el emisor y el receptor.

El periodista en su medio necesita profundizar en las noticias es allí cuando los contenidos tienen que ser profundos y llenos de buena documentación pues de esta manera el receptor queda enganchado y cubre sus necesidades de estar bien informado.

La colaboración de la ciudadanía en la revelación de una información hace que el periodista se preocupe por ella, la investigue y profundice en las noticias logrando una buena comunicación entre el emisor y el receptor logrando la atención de la ciudadanía del común que está siendo comentada en una u otra noticia.

El ciudadano está más comprometido a compartir las noticias ya en Facebook o en Twitter puesto que ve relacionado lo dicho por el periodista con lo que él siente y ve que pertenece a su comunidad o sus allegados.

A la vez se convierte en un relato que puede tocar situaciones de cualquier comunidad y son bien tocados en cualquier medio al que el periodista pertenece.
El periodismo se ha visto beneficiado profundamente de las redes sociales, probando esto que se pueden complementar e interactuar periodista y el ciudadano del común, aportando fuentes y experiencias en cualquier nivel de la vida. Todo esto enriquece la práctica del periodismo.

Para tener en cuenta todo esto no lo sustituye lo retroalimenta y lo hace más fuerte ante estas nuevas tecnologías que estamos afrontando.
Todo periodista debe tener en cuenta que  debe desempeñar su función con responsabilidad social, pues su función es administrar la veracidad y el derecho a la información del ciudadano.

El periodismo sigue manteniendo los principios de siempre: La veracidad del relato.
El gran reto del cambio lo tienen el periodista y la casa periodística, quedarse estancados grave error. El contenido se compartirá por muchos nuevos medios es por eso que urge el cambio.


El periodista continuara creando nuevos contenidos  y se verán valorados por la sociedad. Si acertamos con la sociedad, sobreviviremos y si no acertamos con lo que quiere la sociedad desaparecemos.

El papel del periodista no está cambiando de la manera vertiginosa como si está cambiando el mundo de la comunicación.

El ciudadano crea una información, pero no crea periodismo. 
El periodismo exige al menos unos criterios  de valoración y de jerarquización.